Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Seguridad - 05/05/2017

Decálogo para proteger la privacidad en tu smartphone

5 min Tiempo de lectura

Nuestro teléfono móvil es el dispositivo en el que cada vez depositamos más información y también una herramienta que, bien utilizada, nos ayudará a gestionar con éxito nuestra identidad digital. El smartphone es una puerta de acceso a nuestra vida: gran parte de lo que somos, hemos sido y podemos ser ha quedado registrado o resulta accesible desde esa “llave”, una pequeña pantalla que viaja en nuestro bolsillo y que no valoramos ni protegemos con el cuidado que requiere. Sin que nos demos cuenta, casi todo lo que hacemos se realiza con o a través del celular… y deja rastro.

Por otro lado, la seguridad de nuestro dispositivo móvil está fuertemente relacionada con nuestra privacidad puesto que no sirve de nada proteger las informaciones en un lugar privado o bajo una clave, cuando esa clave puede ser robada o el lugar invadido. Sin seguridad en el smartphone no hay privacidad, y sin privacidad se es más vulnerable por lo que la seguridad de las personas puede ser comprometida de muchas maneras.

Lista de contactos y números de teléfono, acceso a perfiles en las redes sociales, conversaciones privadas de mensajería, registro de llamadas, correos, documentos privados, fotografías, videos o incluso el historial de ubicación (dónde y cuándo hemos estado)… todo eso y más, guardado en ese pequeño, potente y vulnerable dispositivo.

Descubre aquí las 10 claves fundamentales para mejorar la privacidad de tu smartphone:

  1. Instala en tu móvil un software de seguridad (antivirus) para combatir el malware.

Existen aplicaciones que protegen la seguridad de tu dispositivo frente a malware (spyware, troyanos…) y otro tipo de riesgos y ataques. Aunque son imprescindibles, estas herramientas, comúnmente conocidas como “antivirus”, no deben darte una falsa sensación de plena inmunidad. Se trata de una línea de defensa vital, pero tu conducta debe seguir siendo prudente.

  1. Mantén actualizado el sistema operativo del smartphone para mejorar su seguridad.

Aunque a veces te parezca un incordio, los avisos de actualización de nuestro sistema deben ser atendidos e instalados ya que cada nueva versión trae consigo multitud de mejoras en materia de seguridad.

  1. Bloquea el dispositivo con una buena contraseña (números y letras) o un patrón.

Hay multitud de sistemas para bloquear la pantalla (contraseña, patrón, pin, desbloqueo por reconocimiento facial o táctil…) que son fáciles de configurar y evitarán que en un momento de despiste alguien pueda acceda a todas las funciones y servicios instalados en nuestro dispositivo.

  1. Evita dejar guardada la clave en las apps que sean más importantes para ti

Por comodidad o por despiste, es habitual dejar las contraseñas guardadas en la mayoría de las apps. Si lo haces, cualquier persona que tenga acceso al smartphone podría entrar en tus perfiles y cuentas registradas de forma inmediata. Debes tenerlo en cuanta sobre todo para las apps más importantes, aquellas que acceden a información muy privada o a servicios confidenciales o de pago.

  1. Pon en marcha el servicio de localización del teléfono por si lo extravías.

Si pierdes el teléfono podrás encontrarlo siempre y cuando actives el servicio que permite localizarlo gracias al GPS. Al hacerlo ten en cuenta proteger este sistema con una buena contraseña para que otras personas no puedan localizarte cuando lleves el teléfono encima.

  1. Aprende a bloquear y eliminar los datos de tu celular remotamente en caso de pérdida o robo.

Si has perdido tu móvil y no sabes si lo vas a recuperar, o te preocupa que alguien acceda a su contenido, puede serte útil poder eliminar a distancia tanto los ficheros como la configuración, las contraseñas y las demás informaciones que tengamos en él. El fabricante suele ofrecer esta posibilidad o puedes utilizar alguna app o herramienta de seguridad que incluya esta función.

  1. Activa la geolocalización y su uso por apps solo cuando lo necesites y sepas las consecuencias.

Muchas aplicaciones acceden a la ubicación o geolocalización sin ofrecer ninguna ventaja por ello sino para conocer los lugares visitados con fines puramente comerciales. En otras ocasiones, las apps te invitan a activar la geolocalización ofreciendo un mejor servicio pero no siempre es aprovechado o anulado tras su uso. La obtención de estas coordenadas de ubicación puede ser configurada para cada una de las app de forma independiente por lo que es recomendable desactivarlo por defecto y reactivarlo cuando sepas que lo necesitas. Tenlo en cuenta especialmente para las aplicaciones que sirvan para tomar fotografías puesto que podrían incorporar o relacionar ese dato de ubicación a la imagen compartida.

  1. Verifica los permisos solicitados por cada app al instalarla y asegúrate de que no abusa.

Cuando instalas una app por primera vez, o cuando ésta requiera acceder a un servicio o contenido en tu teléfono, aparecerá un listado de permisos que debes decidir autorizar o no. Existen apps que piden permisos que no les son necesarios: por ejemplo, una app que hace las veces de linterna no precisa acceder a tus mensajes de texto o agenda. Lee con atención cada permiso solicitado para comprobar que se corresponde con una función necesaria para la app.

  1. Instala aplicaciones desde las tiendas oficiales para evitar malware.

Cada fabricante de smartphones te facilitará acceso a su tienda oficial donde las apps son analizadas y cribadas para tratar de ofrecer sólo aplicaciones legítimas y seguras. Sin embargo, es sencillo saltarse esta restricción e instalar apps desde tiendas no oficiales, aumentando el riesgo de instalarse sin darse cuenta una app que contenga software malicioso.

  1. Ten especial cautela antes de acceder a enlaces, ficheros o redes wifi desconocidas.

Siempre que uses una wifi pública es preferible evitar enviar información confidencial o delicada a través de ella ya que es posible que otras personas puedan espiar los contenidos que envías (conversaciones, imágenes, contraseñas…), qué información recibes o por dónde navegas.

Por email, en redes sociales o vía programas de mensajería instantánea puedes recibir enlaces y adjuntos con malware o información para la estafa o el engaño. Por ello, es muy recomendable que desconfíes de los adjuntos o enlaces recibidos de personas desconocidas o que nos resulten muy extraños o inesperados.

Esta acción ha sido desarrollada por PantallasAmigas con el impulso de Telefónica.

 

Volver